Crítica


• Introducción 
• Presentación: Imagen de Javier Darias*, vista a través de tres generaciones: Enrique Franco, Tomás Marco y Justo Romero
• Crítica Conciertos

• Crítica Discográfica
• Otras Publicaciones


• INTRODUCCIÓN

- El compositor vive con su obra encerrado en sí mismo, con las necesarias y convenientes valoraciones subjetivas acerca de sus contenidos esenciales, pero es en los juicios convergentes de la crítica -en cuanto a la focalización de coincidencias que nos permite contemplar como objetiva la resultante de todas ellas- en donde puede completar su reflexión al poder reconocerse desde una mirada privilegiada, ajena a su situación de aislamiento. Desde aquí, mi agradecimiento a todos los que colaboraron en mi proceso creativo, y cuyas consideraciones (aquí, más de setenta reseñadas) me acompañaron y estuvieron muy presentes en una época de máxima concentración de mi trabajo, con frecuente desconexión de eventos profesionales, sólo centrado en la elaboración de mi tratado teórico LÊPSIS (vol. I: 2000-2006; vol. II: 2006-2012) . Javier Darias  
Nota: Las críticas expuestas son el resultado de la selección de los más importantes musicólogos y críticos del país, siguiendo el consejo de mi paisano, el poeta y fabulista Tomás de Iriarte (S. XVIII):
Guarde para su regalo
esta sentencia el autor:
Si el sabio no aplaude, ¡malo!
Si el necio aplaude, ¡peor!



• PRESENTACIÓN 

- Enrique Franco: … A través de Juan Hidalgo recibe Darias el impacto de John Cage que, si no vendría a convertirse en principio sustancial de su obra, produjo respuestas lógicas en quien ya en 1975 había creado la Dansa de Xacarers, para piano preparado. Más solidaria con Hidalgo, la obra gráfica de Darias (De eter i oroPor los infinitos caminos de un poemaAlogías o el Homenaje a Hindemith) obedece al conocimiento directo de Mallarmé, Apollinaire, Cummings, Duchamp o Ray. Por tendencia natural hacia la ordenación de la materia, más que por prurito de sistematización, Darias crea y practica dos sistemas armónicos: el del Ciclo Cerrado de Cuartas y el de Variantes de Base, centrado el primero en planteamientos verticales y el segundo en horizontales. Como es natural, no se trata de inventar su propia cárcel sino de establecer una forma de organización interna. Y es que Javier Darias no practicó nunca la moda, ni cedió con facilidad a los excesos de la reacción, sino que prefirió profundizar en sí mismo hasta dar con su propia originalidad a partir de saberes múltiples –científicos, musicales, plásticos, representativos, psicoacústicos y sociales- que otorgan consistencia y razón de ser a cuanto hace. (…) No existe tendencia ni movimiento cultural y artístico que Javier Darias no conozca, las más de las veces por la práctica personal. Le vemos, día a día, almacenando saberes y superponiendo “modos de pensar la música” que enriquecen la misma substancialidad del compositor que después de una suma de asimilaciones, nos habla con naturalidad y libre fantasía sin dejarse atenazar por ninguna estética entendida como si de un credo se tratara: “Las tendencias estéticas pasan, pero las técnicas que en ellas se han desarrollado permanecen”, dice Darias; en tan pocas palabras sintetiza, acaso su postura general. Aprovechar cuantas oportunidades se ofrecen al creador de hoy en todos los órdenes -renovación de la materia, organización de las formas, modulación de lo espacial y temporal- parece fundamento en el hacer musical de Javier Darias. Plenamente maduro, definido en sus perfiles, potente en su comunicatividad, ha remontado muchas cimas de éxito público con obras como Vidres (1983), Vicmar (1986) o El Laberinto de Lorna (1990), sobre el que, otra vez, planea la sombra de Marcel Duchamp. (Prólogo "Imagen de Javier Darias"* de Enrique Franco, al libro Una carta a David Tudor, de Javier Darias. Editorial Musicinco, S.A. Madrid, 1992).

Tomás Marco: … Como compositor, Darias ha transitado con voz propia los caminos de la vanguardia y la postmodernidad con obras teóricas e investigativas, experiencias creativas abiertas y multimedia, y un sinfonismo personal en el que se insertan algunas de las obras orquestales mayores que la música española ha producido en los últimos años. VicmarEl Laberinto de LornaClanivers Teo o Saudades Novas, son algunos de los títulos emblemáticos de un autor que ha mantenido siempre una postura de investigación creativa y de máxima honradez estética. Su destacado perfil sinfónico no debe hacer olvidar su gran presencia en la llamada música de acción, sus profundizaciones en la electroacústica o sus importantes trabajos teóricos sobre la escalística o sobre la armonía en el ciclo cerrado de cuartas. Todo ello, junto a su importante aportación instrumental, hacen de Javier Darias una de las figuras imprescindibles para comprender cabalmente el importante movimiento musical desarrollado en España durante el último medio siglo (…) La sólida base matemática de sus especulaciones sonoras no fue obstáculo para que Darias frecuentara, gracias a su aprendizaje con Juan Hidalgo, el mundo cagiano de las formas abiertas, de la música de acción, de las formas emparentadas con el happening y de la investigación de lo efímero. Pero también, y ello simultáneamente, se orienta hacia una mixtura del arte conceptual, tan poderoso en los años setenta, y las formas multimedia como consecuencia de su colaboración con el artista plástico Nacho Criado (…) Sus trabajos sobre el ciclo cerrado de cuartas se reflejan tanto en su primera e importante obra orquestal Vidres, como en la guitarrística Suite de Siete Tonos de 1984, uno de los más importantes trabajos teórico-prácticos que nunca se han realizado para este instrumento (…) Su trabajo con compositores en relación a orquestas juveniles y su dedicación a la composición sinfónica, han conferido a Darias un profundo conocimiento de la orquesta, hasta el punto de que en numerosas ocasiones es requerido para formar parte de los tribunales de admisión de nuevos profesores por parte de varias orquestas españolas (…) Darias ha sabido hacer de su creación musical un modelo de conducta, y de su propio comportamiento ético, una vía creativa. En él, creación y vida confluyen en un todo en el que ambas componentes se vivifican una a otra y nos ofrecen la imagen total de uno de los grandes creadores, y no sólo a nivel musical, del panorama cultural español del último medio siglo. (Revista Ritmo, nº 785. Madrid, 2006).

Justo Romero: … Músico versátil, docto, amable, rompedor, sabio, rabiosamente dinámico y en perpetuo proceso de renovación. Son estas señas de identidad que se tornan insuficientes para dibujar la compleja y rica personalidad artística y humana de un creador único que escapa y desborda estereotipos (…) El resultado son pentagramas, sonoridades y silencios reveladores de una manera de hacer, de imaginar música, que tiene mucho que ver, también, con la sólida formación científica y cuántica de este compositor que además –muchos no lo saben- se hizo Ingeniero Químico. Darias, inventor de músicas y sonidos, creó en 1975 su singular Sistema escalístico de variantes de base, y en 1976 patentó una guitarra cuyo diseño basó en su particular teoría de la Vibración por influencia. Desde hace años la música sin dogma y exenta de límites de Darias se escucha, aprecia y graba en innumerables países. Interpretada por orquestas, instrumentistas y directores de orquesta de incuestionable rango. Su discografía es generosa y selecta, con obras llevadas al disco por orquestas como la Royal Philharmonic de Londres, o las sinfónicas de Galicia y Tenerife, entre otras. Pero Javier Darias no es sólo el compositor más internacional y prestigioso de la Comunidad Valenciana (…) Es un hombre cabal y fundamental, como demuestra en sus innumerables actividades, como profesor invitado, como jurado de infinidad de premios y concursos, como tribunal de agudo, perspicaz e insobornable oído en audiciones de selección de profesores para las mejores orquestas (también para la del Palau de les Arts Reina Sofía). También como conferenciante, escritor y teórico de una realidad que él observa y describe con inusitada lucidez. Su talante innovador y atrevido rompió los esquemas de la España de los años setenta. Darias, por aquellos tiempos hoy ya remotos, lucía y provocaba con sus collares, pendientes y ropa que parecía mercadeada de un puestecillo de hippies de la Isla de Wright. Hoy sigue igual. La misma coleta y los mismos anillos y colgantes. Bueno, con la barba un poco más blanca y acaso algo menos de cabello sobre la cabeza. Muchas cosas han cambiado en este artista integral e inconformista, maestro de maestros y en perpetuo proceso de evolución. Sin embargo, el aspecto de este flamante sexagenario ha cambiado tan poco como su fuerza creativa, su personalidad fulgurante, que permanecen incandescentes. Su compromiso profundo con la modernidad se mantiene tan irrenunciable como siempre. (Diario El Mundo, Comunidad Valenciana. Madrid, 07/04/2006).
  


• CRÍTICA CONCIERTOS 


 - Eduardo López-Chavarri: … Vidres es un tríptico que indica el envidiable trato del material sinfónico, el lenguaje peculiar de nuestro músico y una especial e intensa facilidad para oponer, enfrentar y combinar las masas y planos sonoros con unos resultados muy positivos (…) evidencia como Darias maneja con eficacia estas tensiones, esas fluctuaciones y pone en pie un material enriquecido con habilidad y plausible efectividad sonora. (Diario Las ProvinciasValencia, 21/04/1985).

- Miquel Jurado: … El punto culminante del concierto se centró en el estreno mundial de la obra Prop a Vicmar de Javier Darias, un pentagrama repleto de referencias y contrastes sugerentes… (Diario El PaísBarcelona 17/06/1987).

- Guillermo García-Alcalde: Vicmar, de Javier Darias, es otra dimensión del sinfonismo neoexpresivista. La solidez y el espesor de sus masas en líneas reposadas -con caligrafía muy inteligente y elaborada en las cuerdas- plantean un encadenamiento de interrogaciones sobre motivos ascendentes. La alternancia de los bloques temáticos conduce a pasajes de suspensión reflexiva en pianísimo, y a interpolaciones rítmicas de excelente factura, generalmente apoyados en diseños de contrapunto bien trabados… (Diario InformaciónAlicante, 26/09/1988 ).

- Leopoldo Hontañón… versión convincente de Vicmar, ese atractivo y bien ordenado fresco, tan bien trabajado en lo orquestal, del compositor Javier Darias (…). (Diario ABCMadrid, 27/09/1988).

- Víctor Burell: … Javier Darias completó el programa con Vicmar. Se trata de un auténtico poema sinfónico, en el que el compositor aplica su sistema cerrado de cuartas que demuestra la posibilidad de tanta riqueza de expresión como el sistema tonal mismo. El contenido, fundamentalmente poético, se apoya en un conocimiento profundo de la orquestación, y el aprovechamiento radical de los medios planteados de antemano. El diatonismo produce sonoridades entre exquisitas y violentas, potenciando siempre la emoción comunicadora. (Diario Cinco DíasMadrid, 28/09/1988).

- José Guerrero Martín: … Vicmar, de Javier Darias, es una bella obra en la que, a modo de collage o sucesiones de bloques hilvanados –diríase que a modo de secuencias cinematográficas- el eclecticismo derivado de una encrucijada de influencias pugna por asentar un lenguaje propio en pos del cual el autor labora incansablemente. El resultado es asimilable sin dificultades y la composición fácilmente ha de tener garantizadas futuras audiciones. (Diario La VanguardiaBarcelona, 28/09/1988).

- Elvira G. SabinaMuy interesante la obra d’Anaga de Darias, coherentecon su línea de trabajo (…) La partitura está construida con sorprendentes juegos tímbricos, expresivos silencios, disonancias y algunos sonidos peculiarísimos en la percusión; aunque se encuentra en una estética muy avanzada, no es difícil de oir aunque se haga por primera vez. El autor en las notas al programa deja muy claro que no es música programática, que no intenta describir nada, que quien la oiga saque sus conclusiones y experimente sus propias sensaciones (…) En un solo de violín sostenido por la cuerda baja, creí contemplar los barrancos, los picachos, la inmensidad… de Anaga. (Diario de AvisosSta. Cruz de Tenerife, 14/03/1989).

- Luciano F. Serrano: … Quiero brindar homenaje a un compositor actual. Me refiero a Javier Darias, a quien tuve el gusto de conocer en el Círculo de Bellas Artes, durante la entrega de los premios Canarias 1988 … aunque yo ya había asistido en marzo del mismo año al estreno mundial de su obra Vicmar. Cuando el pasado 8 de marzo la Orquesta Sinfónica de Tenerife estrenó d’Anaga (…) al principio obtuve la clara sugestión de los paisajes de Anaga. Pero, a medida que los distintos temas se iban desarrollando, encontré que d’Anaga podía sugerir también el desierto de Gobi o cualquier otro paisaje. Que, en el fondo, aquello era música y sólo música. Javier Darias, huyendo de cualquier fácil alusión folklórica, ha compuesto una bellísima música intemporal. Y ha tenido la delicadeza de dedicársela al pueblo canario. (Diario El DíaSta. Cruz de Tenerife, 16/03/1989).

- Víctor Burell: … Vicmar, de Javier Darias fue sin duda alguna la obra mejor interpretada de la tarde. Ese auténtico poema sinfónico de aliento romántico pero totalmente actualizado, puede convertirse en un clásico universal del Siglo XX. En la mayor parte de su desarrollo respira europeísmo, descansando en una estructura orquestal natural y cómoda. Música personal sin ismos ni amueblamientos a la moda, que se decanta en la pura emoción de su discurso. (Diario Cinco DíasMadrid, 25/01/1990).

- Enrique Franco… Con Javier Darias, estamos ya en la generación siguiente que representa a título personal desde su condición unificadora de lo científico y lo imaginativo. En la música de este creador nos parece estar ante cuerpos sonoros vivientes en el interior de sus mil reflejos y errantes en el espacio. Para El Laberinto de Lorna, la más reciente invención de Darias, parte de algunos supuestos estéticos, ideológicos y formales de Marcel Duchamp; pero el resultado no es sólo meramente musical, sino decididamente personal. Incluso el término laberinto se desdice del buen orden conceptual y organizativo de una larga serie de sensaciones sugeridas a través de procesos de gran flexibilidad … (Diario El PaísMadrid, 24/09/1990).

- Víctor BurellEl Laberinto de Lorna … investigador incansable del mundo sonoro, opta por la multiplicidad de dinámicas, dando una visión similar a la proyección de la luz en las múltiples facetas de un diamante. Apartándose de la concentración -más bien aparente- de sus auténticos y últimos poemas sinfónicos (de los que Vicmar es mi favorito) produce una música más cerebral, dividida en tres momentos, que necesita de una reproducción perfecta, puesto que no hay matices accesorios… (Diario Cinco DíasMadrid, 25/09/1990).

- Pedro Beltrán El Laberinto de Lorna, de Javier Darias, ha sido una de las aportaciones más importantes del 6º Festival Internacional de Música Contemporánea. Es una obra en tres movimientos inspirada en el pintor Marcel Duchamp, muy intelectualizada y planificada hasta el detalle. Darias muestra su sensibilidad cromática en una partitura de refinada belleza. …  (Revista Ritmo, nº 615. Madrid, 1990).   

- Víctor BurellVidresde Javier Darias, abrió el espléndido concierto de adiós a la temporada, con la embatividad de su idioma colorista, casi mágico y perfectamente permeable a pesar de su modernidad. Se trata de una de esas obras donde de nuevo se dignifica el término inspiración, donde el dramatismo humanista trasciende de la pura gramática musical. El equilibrio, la sabia conjugación de planos, el sonido cuidado y la forma vital de hacer música, presente siempre en las composiciones de Darias, estuvieron patentes también en la necesaria transparencia para Mahler. La mezzo Christine Cairns, … (Diario Cinco DíasMadrid, 29/05/1991).

- Antonio Fernández-Cid: El Laberinto de Lorna, de Javier Darias, compositor nacido en 1964, es obra que se estrenó en el Festival de Alicante de 1990. El autor, aplaudido por el público, se inspira en la creación plástica de Marcel Duchamp y busca imágenes similares en los timbres. Abundan los contrastes cuantitativos en un curso que no emplea apoyos temáticos. La interpretación fue cuidada. (Diario ABCMadrid, 01/02/1992).

- Enrique Franco: … se impuso la claridad en la traducción de Refugium Utopiae, última aportación de Darias a su original catálogo y a la que se llega con facilidad después de conocer Vicmar, cuyas audiciones se multiplican en Europa. Se trata de una hermosa abstracción sonora, en forma de tríptico, sabiamente estructurada, minuciosamente matizada en su dinámica y sus timbres y, en suma, tan interesante y valiosa como plena de belleza. (Diario El PaísMadrid, 19/04/1992).

- Leopoldo Hontañón: Fueron tres los ejemplos de coproducción radiofónica RNE-CDMC que, con las conspicuas y claras explicaciones previas de quien es su motor insustituible, José Iges, pudieron escucharse en esta oportunidad EAJ-12 de Javier Darias, Antígona cautiva de Carlos Villasol, y Piezas de realidad musical de Philip Corner. He escrito escucharse, y en el caso de EAJ-12 debería añadir contemplarse. Porque, con carácter excepcional, la muy sugestiva y compleja propuesta que obtiene Darias para las ondas de la manipulación electrónica de la voz, del dial del sintetizador, de la improvisación violinística (de Taré Darias) y de la respuesta del harmonizer (con Brunet), fue servida, en no menos sugestivo paralelismo, con la proyección en video de los sucesivos pasos gráficos de su gestación … (Revista Scherzo, nº 89. Madrid, 1994)

- Guillermo García-Alcalde: … Como en el primer programa, los polacos dieron una obra española en medio de su propia música, en la que son insuperables, Vidres de Javier Darias, que cuenta con muy buenas ediciones en disco, es, quizás, el modelo más representativo de su ciclo cerrado de cuartas. Esa personal interválica produce una música de grandes volúmenes enterizos, compacta y lenta en el movimiento motívico, que Antoni Wit articuló muy justamente en grandes relieves escultóricos, volumetrías y monotipos en que el color se hace subsidiario de la masa y los desarrollos generan un juego de ángulos cubistas. La categórica solemnidad de los movimientos impares, modulada en la inquietante ansiedad de la meditación central, afirman su imponencia severa y adusta desde un solo carácter dominante… (Diario InformaciónAlicante, 02/10/1995).

- Carlos Gómez Amat: … Escuchando las obras de los últimos años, en una perspectiva generosa ya que lo llamado “contemporáneo” comenzó a principios de siglo, nos damos cuenta de las páginas que se han desteñido con el tiempo, que han perdido su novedad que no era tanta, que se han quedado “modernas”, en contraste con otras que conservan su valor. Entre ellas está Vidres, la primera sinfonía de Javier Darias, con un metal vigoroso pero no crispado, con sonoridades opulentas pero con cierta serenidad. Hay aquí momentos muy personales que el público agradeció aplaudiendo al autor. (Diario El MundoMadrid, 03/10/1995).

- Víctor Burell: … Vidres es ya el anuncio de preciosa y precisa construcción sobre un tema único, de un compositor extraordinario manejador de los grandes idiomas orquestales que domina éstos hasta conseguir una mezcla de complejidad y transparencia al combinar todas las formas con exuberancia tímbrica, armónica, etc… (Revista El Punto de las Artes, nº 378. Madrid, 1995).

- Sergio Balseiro… Antoni Wit volvió a demostrar una profesionalidad envidiabe con una ejecución precisa y la orquesta mantuvo elevado el listón de la interpretación con Penderecki, Javier Darias y la esperada 3ª Sinfonía de Gorecki… Javier darias encontraba un digno esponente de su Vidres en esta formación, y conseguía que Wit se la llevara a Varsovia en su repertorio … Diario La VerdadAlicante, 02/10/1995. 

- Ramiro Cartelle: … La obra de Javier Darias Vidres, y la Sexta Sinfonía de Shostakovich, se coordinan bien por esa sustancial y expresa tensión dramática que las dos trascienden. Vertida, en Darias, en el choque de aristas sonoras violentas o delicadas, como buidos cortes de cristales, en tres tiempos plenos de amplitudes graves en el metal sobre trémolos de la cuerda, y otros restallantes efectos, en potente versión del maestro y orquesta, suscitando fuertes aplausos que motivaron el saludo del autor al público … (Diario El Ideal GallegoLa Coruña, 23/11/1996). 

- Enrique Franco: … El programa comenzó con una clara y pujante traducción de Vidres, de Javier darias. Viene a ser un resumen, a lo grande, de una serie de procesos previos ensayados en la electroacústica o en el órgano y nos muestra datos fundamentales de este compositor, constante buceador de palabras nuevas, o inéditas combinaciones de las siempre usadas. Obra y compositor fueron muy aplaudidos. (Diario El PaísMadrid, 15/02/1997). 

- Leopoldo Hontañón: … Ad terram at ritum (léase Ad terra matritum). Página de unos veinte minutos de duración, se articula –internamente, pues se ejecuta sin interrupción- en tres secciones, en la clásica disposición de rápida/lenta/rápida. Y quizás sea la estupenda lección que dicta en las tres el autor, no sólo de dominio orquestal convencional, que también, sino de imaginación combinatoria secuencial de densidades y de presencias tímbricas, así como de enfrentamientos entre secciones o pequeños grupos. Lo que en mayor grado valoriza el trabajo. Porque en el capítulo expresivo y de riqueza de ideación, con estar bien conseguido, se me antoja demasiado permanentemente recordador de giros y fórmulas “dariasianas”… (Revista Scherzo, nº 142. Madrid, 2000).

- Carlos Gómez Amat: … La obra encargo cuyo estreno se ofrecía, Ad terram ad ritum de Javier Darias, no tiene nada de fácil. En el título latino se juega fonéticamente, de manera que suene como una dedicatoria a la ciudad de Madrid, pero sin la menor intención castiza. Darias es muy importante como creador y como maestro, hasta el punto de haberse constituido en jefe de toda una escuela (ECCA). Su música es también siempre de maestro, con discurso atractivo y sabiduría tímbrica… (Diario El MundoMadrid, 30/01/2000).

- Julián CarrilloEn lo que parecería un homenaje de sus compañeros de la ECCA, los autores de buena parte de las obras que se ejecutaron en los dos conciertos del lunes 19 las declaran que las técnicas de composición utilizadas se basan “en la escalística de base de Lêpsis”. Esta obra es un amplio tratado de casi 600 páginas que resume 30 años de investigación de Javier Darias (1946). En ella, el autor oriundo de La Gomera expone en varios capítulos las 1785 escalas musicales de la música occidental, técnicas armónicas y contrapuntísticas, además de un sistema de clasificación de las obras por los elementos motívicos de que surgen. En Ucanca, Darias utiliza la electrónica junto al dúo instrumental, empleando la técnica del feed-back. Inspirándose en los trabajos de David Tudor y Alvin Lucier, el feed-back generado por saturación de la cinta magnética es tratado “como un instrumento más, quedando pre-establecido en la partitura con sus valoraciones controladas cronométricamente”. La obra está escrita en 2006 el mismo año de la publicación de Lêpsis y junto a momentos de gran intensidad rítmica muestra un rico tratamiento del timbre en diferentes ataques directos (sin utilizar el teclado) a las cuerdas del piano. La intervención de la electrónica es decisiva en su configuración y en el discurso de clarinete y piano hay un predominio del gesto sobre el diseño melódico (Revista Mundo Clásico <Mundoclasico.com>. Las Palmas, 29/09/2011).


• CRÍTICA DISCOGRÁFICA


- Eduardo López-Chavarri: Javier Darias es uno de los nombres más interesantes, válidos y efectivos de la nueva música valenciana; ya he hablado aquí de sus obras y de otra grabación discográfica suya, y ahora un LP de guitarra nos trae una página suya no menos estimulante: Suite de Siete Tonos (…) muestra cómo una sensibilidad despierta y unos medios adecuados pueden poner en pie un ejercicio estético y sonoro tan positivo y atractivo como esta página para guitarra; el instrumento, sin apoyos ni adjetivos gratuitos, a cuerpo limpio, es cauce para que Darias parta de un sistema armónico y acceda y nos entregue una formulación que construye un edificio sólido y ligero, ágil y que en su desarrollo no abdica de su seguridad formal, pero también adelgaza, depura y trasciende los ámbitos sonoros de la guitarra para lograr una obra clara, de lenguaje actual y que retoma un mundo acústico remontado y reinventado siempre, insisto, sin salir del campo natural del hispánico instrumento. (Diario Las ProvinciasValencia, 02/11/1986). 

- Josep Ruvira: … La obra de Javier Darias, o buena parte de ella, ha quedado registrada y, por lo que respecta a esta Suite de Siete Tonos, con posibilidades de que su escucha sea útil y placentera, más allá de constituirse en una pieza de archivo. En ésta se concentra el interés musical y el guitarrístico, amén de que su resultado estético es atractivo y brillante, aunque la génesis de su factura, la selección de los materiales con que está construida, pueda atribuirse a una operación puramente racional. Esta obra, originalmente denominada “Ocho estudios de Siete Tonos” trata de desarrollar las posibilidades de estabilidad tonal y modulatorias del Sistema del Ciclo Cerrado de Cuartas, creado por el autor en 1978 (…) El sistema, que ya había sido puesto en práctica por el autor en su obra Vidres, había demostrado ya entonces su eficacia por la coherencia del material musical que genera, permitiendo en el oyente elaborar espectativas armónicas …  (Revista Papeles de CampanarValencia, marzo 1987).

- Gemma Pérez Zalduondo: … La trayectoria de Javier Darias resulta singular, entre otros motivos, porque ha estado marcada por la búsqueda constante de la fusión entre su obra teórica y su práctica musical. Sus inquietudes estéticas, aún similares a las de otros compositores españoles de vanguardia, se reflejan formalmente en expresiones marcadamente individuales, intentando abracar un campo heterogéneo de problemas teóricos que luego aplicará a su producción musical. (…) En la Suite de Siete Tonos, utiliza la interválica como método efectivo de organización (…) no obstante la compacidad del método de composición empleado, el resultado de esta construcción armónica, resulta de una ligereza sorprendente para el oyente. Se trata de una música clara y fluida. (Revista Ritmo, nº 573. Madrid, 1987). 

- Blas Cortés: … Javier Darias, frente a la dispersión y falta de tendencias dominantes en la música contemporánea, optó por crearse sistemas propios, inscribiéndose en los compositores que continúan la investigación armónica. (…) En la Suite de Siete Tonos, para guitarra, trata de centrar las posibilidades de estabilidad tonal y modulatorias del Sistema del Ciclo Cerrado de Cuartas. Yo destacaría de la obra los movimientos segundo (pianístico y melancólico), tercero (de expresión ansiosa), cuarto (solemne), sexto (acaso el más imaginativo por la tensión expresiva lograda) y el séptimo, resultando más neutros el primero, quinto y octavo. Todo desde un punto de vista de la expresión. Una obra, pues, sólida y personal cuyos resultados alcanzan momentos sugerentes y tensión expresiva en los tiempos antes reseñados. (Revista Cartelera Turia, nº1.217. Valencia, 1987). 

- Enrique Franco: … formado, además de musicalmente, en muy diversas ramas del saber científico y artístico. El equilibrio entre los distintos saberes condujo quizá a Darias a imponerse una cierta organización musical sobre la que levantar la excelente coherencia de sus composiciones (VidresVicmar)… Con todo, nadie debe pensar en una mera especulación técnico-intelectual, sino en un punto de partida para expresiones musicales directas y fuertemente comunicativas en las que el color de sus timbres, estrechamente agrupados, y la naturalidad de las ideas y de su desarrollo sitúan al compositor en actitud contraria a cualquier torre de marfil… Víctor Pablo, excelente intérprete de la música de Javier Darias, debe incluirlas pronto en el repertorio para descubrir al gran público el mérito y la jerarquía artística de un creador musical bien dotado de aliento universalista… (Diario El PaísMadrid, 25/02/1988). 

- Pedro González Mira: … Entre Vidres y Vicmar se nota una importante evolución en su autor. La primera, conformada sobre materiales anteriores, la veo como una transición hacia la segunda, tanto en la forma de utilizar los recursos de la orquesta, como en el resultado expresivo total. No obstante, son músicas que salen inequívocamente de la misma pluma. Está en ellas, a mi entender, no sólo la quintaesencia de la minuciosidad, el cuidado, el detalle, el orden que caracteriza la perfilada personalidad musical de Darias (…) Se produce así una atractiva dialéctica entre un melodismo limpio y puro, afable y bondadoso, casi blanco; otro de una violencia grandiosa, conflictivo en esencia, y más de un toque de ironía que, claro, distancia y sugiere, aunque suavemente, un inteligente y vitalista escepticismo. (Revista Ritmo nº 587. Madrid, 1988). 

- Gonzalo Badenes: … Lo más extraordinario de Vidres es posiblemente, la total ausencia de fárrago teórico; no es perceptible la argumentación funcional de la música, que se deriva con admirable tersura a partir del diálogo entre los instrumentos graves y agudos en torno a dos células generadoras. En Vicmar, se acentúan el carácter melódico y la elaboración formal y temática, resultando un discurso fundamentalmente expresivista, de un refinamiento sonoro inatacable, prueba inequívoca de un dominio total de la materia tímbrica, que, sin embargo, no degenera en un fácil hedonismo, antes al contrario, contempla un juego de tensiones dinámicas y de carácter, que evitan cualquier sensación de monotonía … (Revista Papers de Cultura, nº 4. Valencia, 1988). 

- Gemma Pérez Zalduondo: Lo primero que llama la atención de Vidres, es una concepción netamente sinfónica en la que Darias domina los planos sonoros y tímbricos, y en la que los contrastes y juegos de intensidades son protagonistas del indiscutible contenido vital, extenso y profundo, que se halla en la base de sus composiciones. Darias no se manifiesta nunca lírico ni deja que los instrumentos se muestren individualmente de manera continuada (…) su personal modo de composición y su individualismo persiste dentro de la composición actual. (Revista Ritmo, nº 591. Madrid, 1988).

- Leopoldo Hontañón: Aunque puestos a ser exigentes, podríamos decir que el auténtico desideratum sería el de ver paulatinamente grabadas –y, todavía mejor, rápidamente comercializadas- las sucesivas obras que fueran produciendo todos y cada uno de nuestros compositores, al menos los importantes, tampoco está nada mal, bien mirado, que se insista sobre algunas determinadas. Tales son los casos de Vidres (1983) y Vicmar (1986), obras orquestales del destacado compositor y pedagogo Javier Darias. Efectivamente, aquélla ha tenido grabación doble, en 1980 y 1989 (respectivamente en órgano electrónico y barroco), de su antecedente de 1078 para sintetizador, además de la edición por EMEC de 1978 de la misma versión orquestal que ahora tenemos a la vista; caso este último, que también es el de Vicmar. Curiosamente, se da la coincidencia en estas traducciones de que es idéntica la duración -18’09”- de ambas obras, si no poseedora la primera, quizás, de toda la fuerza interior y toda la expresividad que dimana de la rica y variada prosodia orquestal de Vicmar, no carente, ni mucho menos, de atractivo e interés. Multiplicado además, el general de este CD por la indiscutible categoría de las lecturas que hacen de una y otra página la Royal Philharmonic y Víctor Pablo, así como por el trabajo técnico y la cuidada producción de Faulkner y Compton.  (Revista Scherzo, nº 83. Madrid, 1994).

- Álvaro Guibert: Reúne este compacto dos de las obras orquestales más conocidas de Javier Darias. La ocasión es excelente para conocer el arte de este músico, porque las versiones de Víctor Pablo son impecables. La expresividad de la música de Darias requiere un trabajo medido, no tolera bien los excesos. Y ésta es precisamente la respuesta que Víctor Pablo logra de una Royal Philharmonic versátil y efectiva. Son dos obras complementarias: en Vicmar encontramos un melodismo más elaborado, basado como casi siempre en Darias, en el sistema de cuartas de su invención, y hay más sutilezas en el tratamiento de la orquesta, pero en Vidres la ideación musical es más directa, tal vez más fresca, y el menor artificio nos acerca mejor al pensamiento musical de este compositor decididamente independiente. Y, como para corroborar este carácter complementario, un detalle sorprendente: las dos obras tienen exactamente la misma duración, dieciocho minutos y nueve segundos (Diario ABCMadrid, 01/04/1994).

- Tomás Marco: … Javier Darias (1946) se ha convertido en unos años en uno de los principales nombres del quehacer compositivo español (…) destaca por una obra personal llena de interés creativo. Sus dos primeras obras sinfónicas, Vidres (1983) Vicmar (1986), no sólo alcanzaron un gran éxito, sino que fueron objeto de un disco de vinilo nada menos que por la Royal Philharmonic Orchestra dirigida por Víctor Pablo (…) se trata de dos obras de alta categoría que ahora quedan al acceso de los públicos actuales y por la excepcionalidad de la versión. Se trata de una magnífica ocasión de conocer a un compositor de fuerte personalidad en dos obras que marcan realmente la explosión de su carrera y, al mismo tiempo, de tener grabaciones españolas actuales a cargo de una de las grandes orquestas londinenses actuales, lo que dista de ser frecuente. El sonido es de muy buena calidad y la presentación, completa y atractiva. Todo anima al éxito de este nuevo disco compacto. (Diario 16Madrid, 30/04/1994).

- Leopoldo Hontañón: … vuelve a lograrse un producto no sólo de interés, por el intrínseco que ofrecen musical e informativamente las obras seleccionadas, sino también por las excelencias añadidas de una técnica grabadora de primera y de una calidad interpretativa excepcional (…) En cuanto el musical propiamente dicho, en el que claro es que ha de incluirse la Sanday Suite de Darias, por más que su destino natural sea el coreográfico … (Revista Scherzo, nº 83. Madrid, 1994).

- Tomás Marco: Javier Darias no sólo es uno de los más importantes compositores españoles de la hora actual, sino que además ha conseguido dinamizar la vida musical (…) Del propio Darias se interpreta como colofón del compacto su Sanday Suite, una obra que, sin duda, confirma a todo un maestro. Las seis composiciones guardan personalidad y acierto, pero también un saludable espíritu de grupo que caracteriza a esta importante escuela nacida en torno a Javier Darias que resulta absolutamente imprescindible conocer para lograr tener una idea cabal de lo que se compone en el país. (Diario 16Madrid, 15/10/994).

- D.M. González de la Rubia: … La sabiduría en la orquestación (tanto en los timbres puros como en los mixtos y los empastes), en la consecución de los clímax sonoros (debidos, además de la orquestación, a los desarrollos temáticos), al acierto en la consecución de las atmósferas y la sabiduría del equilibrio formal, además de otros aciertos, sitúan a Vidres y a Vicmar como unas de las más hermosas composiciones escuchadas en los últimos tiempos. Fíjense que he dicho hermosas y no me he andado por las ramas escribiendo otro término menos definitorio, ya que a la modernidad de las obras y a su calidad técnica debe sumarse la consecución de un clima de una rara belleza … (Revista CD Compact, nº 71. Barcelona, 11/1994).

- Leopoldo Hontañón: Este disco (Quattuor at Magistrum) es un homenaje a Javier Darias, en su quincuagésimo cumpleaños, de compositores de la ECCA. Pero no sólo de ellos. El cuarteto de cuerda Florilegium, fundado en 1985 en Bucarest, asimismo le dedica a Darias esta grabación, la cual no hubiera nacido sin su magisterio. En ella se recogen sendos títulos de cuatro de los más representativos alumnos del homenajeado, y se les arropa con otros dos –Relato de Indias y Miniatura- del propio maestro. Pero no se crea que sólo se trata aquí de entrañables felicitaciones y de rendidos agradecimientos. Los oferentes han dado lo mejor de sí mismos en las obras que han escrito especialmente para la efeméride y el grupo que las interpreta no se ha limitado, ni mucho menos, a cubrir el expediente. Por otra parte, el trabajo de los estudios S.M.E.I. no desmerece en nada de los excelentes que ya había dedicado en otras oportunidades a este excelente plantel. (Revista Scherzo, nº 111. Madrid, 1997).
  
- David Cortés Santamarta: … En él aparece, con definidos rasgos, el Darias compositor, en un retrato conformado por cuatro obras orquestales, entre las que se encuentran algunas que ya habían aparecido en otros soportes y referencias, como el espléndido registro que de Vidres (1983) y Vicmar (1986) realizara Víctor Pablo al frente de la Royal Philharmonic Orchestra, y que fuera distinguido con un premio del INAEM, junto a las grabaciones del estreno de dos títulos muy recientes, Clanivers Teo (1977), que se sumerge en el imaginario de las Islas Canarias al que se vincula por ascendencia al propio autor, y Saudades Novas (1998), que asimila resonancias del folklore gallego, en magnífica versión del propio director. Pero este CD supone ante todo confrontarse, en lo que constituye inmejorable puerta de acceso, a la creación de Darias, apoyada en su peculiar sistema de composición que ha desarrollado y divulgado en diversas obras teóricas, y cuya fecundidad queda probada por la ECCA, que agrupa a músicos que han hecho suyas, creando junto al maestro, las posibilidades implícitas de tal método … (Revista Ritmo, nº 717. Madrid, 2000).

- D.M. González de la Rubia: El sello EMEC nos presenta un CD íntegramente dedicado al compositor Javier Darias, uno de nuestros más inquietos y proteicos creadores. Ya tuvimos la oportunidad de comentar sus dos primeras obras (…) El tercero de los trabajos que integran este CD es Clanivers Teo, escrita en 1997. Desde un delicado pianísimo surge una atmósfera inquietante amparada en el sonido frullati y en los trinos. El registro en sobreagudo de los violines acentúa este carácter. Tras esta introducción, la obra gana en fuerza gracias a la reiteración de algunas células temáticas que tras un clímax resuelven en el mismo pianísimo inicial. Similar esquema presenta la obra Saudades Novas, aunque en ella las tensiones vienen soportadas  por los elementos rítmicos llevados por los instrumentos de registro grave y de la percusión. La habilidad de Darias por hinchar la intensidad sonora de la orquesta queda patente en esta partitura cuyo título parece evocar reminiscencias brasileiras. Compositor inquieto e interesante, exigente en su trabajo y difusor de la música contemporánea, Darias es sin duda uno de los creadores más interesantes de la actualidad, por lo que este CD debería ser de escucha obligada para todos aquellos interesados en la estética actual. (Revista CD Compact, nº 148. Barcelona, 2001).

- Juan Berberana: Bajo las siglas ECCA se esconde uno de los más interesantes centros de perfeccionamiento musical y creación, del actual panorama musical español y europeo. El centro, creado y dirigido por el compositor Javier Darias se constituye como uno de los pocos centros musicales de España con una personalidad propia y que ha logrado, a su alrededor, constituir una de las generaciones compositores más refrescantes de nuestro panorama musical (…) Un grupo que, con estructuras de taller musical, expande su labor hacia la interpretación y, lo que no deja de tener un auténtico mérito, hacia la edición musical y las grabaciones en discos. En este último apartado es en donde se circunscribe la presente grabación en el sello/editorial EMEC (sin el cual la música contemporánea española apenas habría podido subsistir en los últimos decenios). No es por tanto la primera edición de este grupo en disco, que desde mediado de los 90 lleva publicados, al menos, otros seis discos. Además EMEC ha realizado sucesivas grabaciones de la obra del propio Javier Darias,  entre las que recomendamos su disco de obras sinfónicas, con la batuta de Víctor Pablo… (Revista Ritmo, nº 734. Madrid, 2001).



• OTRAS PUBLICACIONES

- Ramón Barce: … En la música contemporánea, esa preocupación del serialismo ha sido sustituida a veces ingenuamente por un uso indiscriminado de los intervalos armónicos. Algunos compositores de principios de siglo, como Scriabin o Debussy (y también a veces el mismo Schoenberg) emplearon esporádicamente acordes de construcción regular evitando las terceras clásicas; pero no hicieron derivar de ellos una escala, sino que mantuvieron, junto con esos acordes nuevos, escalas modales, diatónicas, cromáticas… Es interesante en este sentido el sistema de ciclos de cuartas utilizado por Javier Darias. Se constituye un acorde de siete notas (sigue exponiendo los principios básicos del sistema, para concluir:) El material así generado posee una fuerte coherencia y permite desplazamientos de una región acústica a otra conservando perfectamente sus relaciones acórdicas y escalísticas. (Libro Nuevo Tratado de Armonía, de Alois Haba, pág. XV y XVI. Madrid, 1984). 
… No puede hablarse de mera teoría en el sentido más abstracto del término, sino de una organización rica de ideas y de recursos sonoros que ya ha tenido aplicación real y que, de alguna manera, ha demostrado su eficacia. Este original y sorprendente “ciclo de cuartas” ofrece grandes posibilidades de unidad y variedad en un despliegue vertical y horizontal de los intervalos para la obtención de un espacio homogéneo y desarrollable (en el sentido del “auskomponieren de Schenker), que puede ser muy fructífero para la creación musical. Y también, en otro aspecto, para la teoría musical en sí, ya que su coherencia y su metódica son verdaderamente modélicas … (Revista Ritmo, nº 581, Madrid, 1987).

- Josep RuviraEl caso de Javier Darias puede resultar posiblemente uno de los más paradigmáticos de su generación (…) aparte de la estricta labor de componer, nos lo encontramos en distintos momentos de su biografía diseñando un nuevo instrumento, creando un nuevo sistema armónico y formal de composición, buceando en las corrientes musicales más conceptuales, elaborando un trabajo sobre grafías, o dedicado a la docencia musical. A simple vista resulta difícil intentar reunir los pedazos de un quehacer tan disperso; pero a poco que profundicemos en ello, tales ocupaciones revelan una unidad mucho mayor, y que, además, se conecta con los principales desafíos de la música cotemporánea (…) A todo esto hay que añadir la inclinación de Darias por una serie de actividades interdisciplinares que le conducen a participar en diversas manifestaciones de acción, poéticas o gráficas. (Libro Compositores Valencianos. Col.lecció Politécnica, Valencia 1987)

- Eduardo López-Chavarri… Darias a la vez que estrena sus obras, pronuncia conferencias y dicta cursos, en su brillante carrera ha visto editados ya cuatro discos (…) Ahora Darias es noticia porque la EMEC madrileña ha editado un LP con dos obras suyas, nada menos que grabadas por la famosa Royal Philharmonic Orchestra, de Londres, bajo la dirección de Víctor Pablo, titular de la Sinfónica de Asturias. Los dos títulos objeto de esta versión, espléndida, londinense son Vidres del año 83 y Vicmar del 86. Son dos páginas diversas pero coherentesen las que el pensamiento y la construcción sonora de Darias se encauza en un trabajo precioso de orquestación y texturas, timbres, color y depuración del material sonoro, sumándose en páginas de gran atractivo que permiten reflexionar sobre la alquimia de la sustancia sonora y sobre el discurso de unas creaciones que nos remite a un compositor despierto, sensible y con envidiables recursos… (Diario Las ProvinciasValencia, 07/04/1988).

- Enrique Franco: Javier Darias es una de las personalidades definitorias de su generación. Desde muy joven despreció la moda para profundizar en sí mismo hasta dar con su propia originalidad. En ella se almacenan saberes científicos, sensibilidad agudizada, capacidad de contemplación y amor al orden y al buen hacer artesanal. (…) Darias evidencia cómo todo cuanto sabe, estudia, analiza y sistematiza tiene como fin la expresión musical, la belleza comunicativa y nunca la mera especulación. La naturalidad de las ideas, el juego de los timbres, consustanciales a ellas, logrando con brillantez a través de individualizaciones y agrupaciones, otorgan a Vicmar una rara fascinación, plástica y llena de luces que, en su conjunto, sugiere un gran bloque cristalográfico, cada una de cuyas superficies introduce nuevos reflejos que vivifican incesantemente las formas (Programa de mano, Auditorio Nacional. Madrid, 17/01/1990).

- Francisco Bueno… A Vidres, Javier Darias demostra el bon gust i la cultura musical que posseeix ja que, des d’un respecte formal a les arquitectures musicals heretades del passat (estem referint-nos a la forma sonata), i sense menysprear un aparell harmònic totalment personal, sobre el qual cimenta el seu discurs musical, obté un llenguatge totalment novedós, el qual, de manera caleidoscòpica, flueix constantment per obtenir sempre creacions i resultats diferents. (Programa de mano. Palau de la Música. Valencia, 22/06/1991)

- Francisco LuqueJavier Darias es, sin duda, uno de los compositores más peculiares del panorama actual español. Su amplia formación no solamente musical unida a su carácter especulativo le ha llevado a actividades tan variadas como la investigación acústica, la enseñanza o la creación de un sistema interválico de composición. Su pensamiento musical, muy relacionado con las ideas conceptuales, ha tomado en numerosas ocasiones su inspiración de artistas plásticos y, muy especialmente, de Marcel Duchamp. Es a partir de las ideas sugeridas por algunos de los ready-made de este autor que está compuesta la obra El Laberinto de Lorna. Lorna, personaje imaginario, recorre estos poemas plásticos de Duchamp narrándonos sus intrincados itinerarios en los tres tiempos de que consta la obra …  (Programa de mano. Auditorio Nacional de Música. Madrid, 29/01/1992).
  
- Josep Ruvira: … de entre las composiciones de Darias de los años setenta cabe destacar Dansa de Xacarers (1.975), para piano preparado a cuatro manos, El Juego de la Fuga (1.978), para piano preparado y tres pianistas, y Alogías: Tema y Variaciones (1.979), que tiene una versión discográfica para cuatro guitarras (…) Esa idea abstracta sobre el proceso mismo de la creación artística, que se encuentra en la obra musical Alogías, encuentra su correlato gráfico en el libro de su mismo nombre, que posee tres cuadros y siete gráficos, y su correlato literario en los textos en prosa de Tema y Variaciones, y en los siete poemas que componen Concierto para tu instrumento favorito(Libro Historia de la Música de la Comunidad Valenciana. Ed. EPA, S.A. Valencia, 1992). 

- Rafael Díaz GómezA Vicent y Marga Jordá está dedicada esta partitura; de ahí su anagramático título: Vicmar. Acertijo, inversión que bien pudiera remitirnos al Darias de la década de los setenta, al compositor cercano al grupo Zaj, al autor que trabaja con instrumentos preparados, elementos aleatorios, gestuales y conceptuales lanzando continuos guiños subversivos a la inteligencia del espectador. Sin embargo, el Darias de Vicmar -obra escrita en 1986- ha cambiado los parámetros de indeterminación por sistemas que organizan coherentemente todos los principios del discurso musical. La transformación se da a comienzo de los ochenta, aunque el compositor nunca olvidará en su paleta creativa los procedimientos que la tradición le ha legado. Esta obra traduce en la práctica dos planificaciones codificadas por Darias: el sistema de variantes de base, que se centra en los aspectos melódicos de la composición y, sobre todo, el sistema del ciclo cerrado de cuartas, que genera todo un método escalístico y acórdico, con sus enlaces, tensiones y resoluciones que, al menos en su sentido operativo, admitiría la comparación con el sistema tonal sistematizado por Rameau (…) El uso de distintos ejes tonales en la línea de las escalas descritas anteriormente, pasajes de tendencia puntillista y minimalista, continuos cambios de compás, sutiles gradaciones dinámicas y una cuidadísima instrumentación dan cuerpo a una obra cumbre en la carrera de este compositor …  (Programa de mano. Palacio de la Ópera. A Coruña, 02/12/1993).

- Tomás Marco: ECCA (…) es uno de los núcleos musicales más importantes del país; en ella, el maestro Darias ha formado a jóvenes artistas de talla. Aunque los últimos años de la composición española han sido ricos en nombres y tendencias, no es frecuente encontrar verdaderas escuelas orgánicas de composición, por más que se haya insistido en magisterios como el de Josep Soler en Barcelona o Francisco Guerrero en Madrid. Pero una cosa son los maestros –también han irradiado como tales Manuel Castillo, Luis de Pablo, Antón García Abril o Carmelo Bernaola- y otras las escuelas compositivas como núcleos de personalidades independientes unidos por un pensamiento general común. No fue una escuela el fugaz Grupo del Bierzo, ni otros grupos compositivos de mayor o menor duración. Por eso llama la atención la existencia de un verdadero y estupendo grupo compositivo en un lugar poco predecible, y el hecho de que, desde allí, se haya proyectado como grupo nacional e internacional (…) A estas alturas nadie puede dudar que Javier Darias es una de las principales figuras de la composición musical española actual, y que tiene una verdadera proyección nacional e internacional… (Diario 16. Madrid, 10-6-95). 

- Guillermo García-Alcalde: … Desde muy joven, el temperamento inconformista de Darias le ha movido a investigar los fenómenos del sonido y los problemas de la forma, siendo notables sus hallazgos organológicos, que plasma en el sistema de vibración por resonancia; escalísticos, en la sistematización de las variantes de base; armónicos, en el sugerente ciclo cerrado de cuartas; y estructurales. Todo ello configura el “sistema Darias”, rigurosamente perfilado en un contexto paradójico: el de su interés por los movimientos asistemáticoa como el ZAJ de Hidalgo-Ferrer-Marchetti, en sintonía con Cage y Tudor, influencias de Fluxus, relaciones con LLorenç Barber y empatías plástico-espaciales con el mundo de Nacho Criado. No es corriente el moverse en coordenadas de esa condición y crear a la vez un sistema personal tan distante –en términos de morfología sonora- de aquellos maestros (…) Las culturas mestizadas, la voluntad investigadora, el instinto de la enseñanza y la creación viva conforman al artista y describen simultáneamente al ciudadano Darias: su versatilidad fronteriza, su vena comunicadora, su instinto de la amistad, su generosa pedagogía, su merodeo selectivo por las vanguardias y su instinto para captar y asimilar, sin petulancia ni esnobismo, todo lo nuevo … (Diario La ProvinciaLas Palmas, 11/04/1996).

- Guillermo García Alcalde: … Javier Darias ha recuperado con todas sus consecuencias el espíritu del taller renacentista y barroco que habría de extinguirse con la individualidad romántica. El maestro constituye con sus discípulos una comuna artística definida por el juego de influencias, las prestaciones recíprocas y la experimentación de ida y vuelta que propicia una disponibilidad fecunda: la de aprender enseñando. El núcleo de jóvenes compositores con que trabaja y le sigue en sus producciones exteriores es, sin duda, único en España y quizás no tenga muchos homólogos en Europa. Es natural que el influjo del maestro cristalice en la escritura de los discípulos como resultante dinámica del taller musical; pero los registros discográficos que el grupo lanza periódicamente, en democráticos términos de equipotencia, ilustran una sabrosa diversidad que sigue marcando huellas individuales en la unidad del taller(Revista Ritmo, nº 680. Madrid, 1996).

- David Cortés Santamarta: Estos registros son un resultado más de las iniciativas, tan fértiles, del Colectivo de Compositores de la ECCA, creada y organizada bajo el magisterio de Javier Darias, y que comprende algunos de los nombres más interesantes del reciente panorama compositivo español. Colectivo que cumple este año 2002 su 15º aniversario y que ha desarrollado una múltiple actividad -conciertos, discos y publicaciones- sin parangón, y en decidido contraste con la desidia institucional hacia todo lo relacionado con la música contemporánea, en esa suerte de perpetuación de la grisácea herencia franquista que alcanza no sólo al público en general, sino también a intelectuales y demás componentes de esas élites culturales que en España siempre han hecho gala y aún ostentación de una proverbial sordera. Pues bien, en este país ensordecido -no por el silencio, sino por el alboroto- la ECCA hace todo lo posible por difundir unas obras que representan, más allá de su diversidad estilística, un espacio comunicativo en el que los planteamientos lingüísticos y la atención requerida no son sino la creencia de que todavía puede y debe plantearse un diálogo complejo, no dominado por totalitarios mensajes y aquiescencias masivas como aquel que se quiere imponer progresivamente en otros ámbitos de nuestra vida. Los hasta ahora dos ciclos de conciertos que bajo la rúbrica Contemporary Spanish Music in Europe -del que estos tres registros recogen los celebrados en Odessa, Bucarest y Munich, pero que se unen a otros que tuvieron lugar en Barcelona, París y Kishinev- suponen uno de los más ambiciosos proyectos de la ECCA, concebido, en palabras de Javier Darias, bajo el deseo de: “contemplar el amplio espectro de las distintas generaciones y tendencias que coexisten en nuestro país”… (Revista Ritmo, nº 742. Madrid, 2002).

- Tomás Martín de Vidales: El segundo ciclo de conciertos agrupados bajo el título de Contemporary Spanish Music in Europe, patrocinado por el Colectivo de compositores de la ECCA, se ha desarrollado desde el pasado abril y hasta diciembre en las ciudades de Odessa, Barcelona, Kishinev, París, Munich y Bucarest. Diferentes agrupaciones de cámara interpretaron obras de una treintena de compositores españoles de todas las generaciones y tendencias, desde Ramón Barce a Jacobo Durán Loriga, de Xavier Montsalvatge a Joseba Torre. Esta excelente iniciativa, que permite a públicos muy diversos el acercamiento a la obra de nuestros compositores, no cuenta con ningún respaldo oficial, aunque su labor de difusión suple la falta de iniciativas de verdadero interés que deberían promoverse desde las instituciones públicas. Merecen todo el apoyo. (Revista Scherzo, nº 161. Madrid, 2002).

- Marta Cureses: … Un cas peculiar ha estat el de Xavier Montsalvatge, durant deu anys dedicat a la docència en una càtedra de composició des de la qual sempre tracta d’animar els seus alumnes perquè escrivissin pensant en l’intèrpret –fidel al seu principi que la música és per ser escoltada i agradar-, però convençut que la composició és quelcom impossible d’ensenyar. Josep Soler és, en canvi, un dels pocs noms que han creat escola en el seu entorn: ha dedicat bona part del seu treball al contacte pedagògic amb els joves compositors que han orientat les seves carreres a partir del seu magisteri directe. També ho ha fet Javier Darias en l’àrea valenciana, encara que no són exemples comparables perquè, en el cas de Dàrias, la canalització dels seus esforços ha anat més enllà dels ensenyaments oficials i particulars, i ha encaminat els èxits dels seus alumnes cap a una projecció plural, en el marc de la diversitat, que han tingut altres repercussions enfocades a l'organització d'activitats i agrupacions que han donat curs a les expressions més personals. L’edat que els separa (Soler neix el 1935 i Darias el 1946) és determinant per encaminar els mateixos principis (no hi va haver temps que les coses canviessin tan radicalment en deu anys) a direccions diferents. La tradició expressionista de la qual Soler és un dels escassíssims exponents en els àmbits català i espanyol, troba un contrapunt renovat en la pràctica de Darias, entregat a la configuració d’un procediment compositiu propi que, sense ignorar els presupostos de l’Escola de Viena, acaba convertint-se en un credo harmònic d’encunyament personal… (Historia de la Música Catalana, Valenciana i Balear. Edicions 62, vol.V, pág.180. Barcelona, 2002).

- Teresa Catalán… cabe señalar que el Ciclo Cerrado de Cuartas posee un carácter eminentemente operativo. Podemos considerar que en nuestro siglo han cristalizado sistemas compositivos, como el dodecafonismo de Arnold Schoenberg, cuya intención partía de unos presupuestos estéticos más que puramente musicales; de hecho, es innegable el papel del dodecafonismo schoenbergiano, más que por sus cuestionables resultados musicales, por la razón de encarnar en sí todas las crisis e incertidumbres en que se hallaba la música en las primeras décadas del siglo XX. La pretensión, empero, del sistema de Darias, no se encuentra dirigida a erigirse en un lenguaje estético musical fruto de negaciones y rupturas teóricas, sino que este sistema compositivo se plantea, en su pura positividad y operatividad, como un sólido instrumento destinado a proveer al compositor de material musical, y más allá, a reconciliarse con el proceso estético del auditor en base a la pregnancia perceptiva del material que es capaz de generar. Por otra parte, con este sistema parece culminar esa tendencia de Darias, que se inicia aproximadamente a partir de la década de los ochenta, a tener un efectivo control de todos los parámetros musicales con incidencia en la composición … (Libro Sistemas Compositivos Temperados en el siglo XX. Edita, Diputación de Valencia. Valencia, 2003).

- D.M. González de la Rubia: … el compositor Javier Darias ha promovido una escuela y una asociación musical de fructífera actividad. Se trata de la ECCA que fundó en 1987, y en la que se forman los futuros creadores que formarán parte del Colectivo de la ECCA, ya que para entrar como socio en él es requisito indispensable haber finalizado los estudios académicos. Este colectivo es una asociación privada en la que se encuentran todos aquellos que realizaron sus estudios con Javier Darias, y que ya se han incorporado al mundo profesional. Además, los miembros del Colectivo de Compositores de la ECCA organizan festivales en los que se muestra un amplio abanico de obras que constituye una prueba palpable de la moderna creación musical. Javier Darias, alma mater de tan feliz iniciativa, es también un autor conocido. Sus obras se estrenan regularmente dentro y fuera de España, y sus teorías acerca de las armonías han despertado el interés de muchos estudiantes (…) Entre las actividades organizadas por el colectivo que dirige Javier Darias, destacan los conciertos, las grabaciones, las ediciones y los estrenos. A estas alturas, los estrenos conforman una larga lista en la que podemos encontrar trabajos de autores reconocidos, de jóvenes promesas y de otros que comienzan su andadura en el complicado mundo de la composición. Nombres que no se circunscriben únicamente a los socios de la ECCA, sino que abarcan un amplio abanico de propuestas estéticas que no discriminan ningún estilo u orientación (…) Naturalmente, toda esta actividad requiere un amplio despliegue, tanto en el ámbito de la programación, como en el de la localización, la coordinación, la búsqueda de subvenciones… En una ocasión, Darias comentaba que la dedicación a tales tareas afectaba bastante al tiempo que dedicaba a la composición, aunque puntualizaba que todo eso lo hacía con gusto, sabiendo lo importante que era difundir la música contemporánea. Además, esta infatigable labor era asumida por él como si fuese fruto de las diferentes perspectivas que ofrece la creatividad. Sin duda, el prestigio conseguido por la ECCA dentro del panorama musical contemporáneo se debe al esfuerzo de un entusiasta Javier Darias y del resto de sus miembros; un esfuerzo en el que destaca el interés por difundir la música de nuestro tiempo bajo los preceptos del rigor y la calidad. (Revista Amadeus, nº 122. Barcelona, 2003). 

- Santiago Martín Bermúdez… La obra de Darias ha sonado en todo el mundo, y sus libros han servido para la pedagogía a menudo, mas en algún caso también para recordar la hermandad de matemática y música. A su manera, ha practicado el equivalente a un poematismo musical que no es tanto seguimiento del XIX como rebeldía frente a la mimesis impuesta por las vanguardias … (Programa de mano, nº6. Palacio de la Ópera. A Coruña, 19/11/2004).

- Pedro González MiraLÊPSIS, Técnicas de Organización y Control en la Creación Musical. Javier Darias. Este libro es el producto más acabado de un prolongado esfuerzo intelectual; de una larga reflexión acerca del lenguaje musical en todos sus aspectos. Y de una ojeada rápida a sus páginas se desprende que el autor ha hecho un esfuerzo de análisis, síntesis, ordenación, exposición de contenidos doctrinales y control de éstos, ímprobo. Se trata de un tratado de enorme altura, que debería ser imprescindible para estudiantes de música y profesionales de la misma. (Revista Ritmo, nº 802. Madrid, 2007).

- Tomás Marco… Pero quizá un caso de acendrada intertextualidad con su propia técnica lo tenemos en el gran compositor Javier Darias (1946). Podríamos haberlo citado en relación con un uso avanzado de las citas o del folklore en obras extraordinarias como Clanivers Teo (un anagrama del 150 aniversario de Teobaldo Power) o Saudades Novas. Darias también podría aparecer en otros contextos experimentales e incluso multimedia, pero su trabajo más admirable, de años, es sobre la exhaustividad escalística (cristalizan en el libro Lêpsis, Técnicas de organización y control en la creación musical) y el uso de los intervalos, con los que dialoga formalmente para conseguir resultados modélicos en lo teórico, y también aplicaciones compositivas prácticas, como en Suite de siete tonos, VidresVicmard’Anaga o El Laberinto de Lorna. Darias, además, ha realizado una formidable tarea de formación de nuevos compositores, luego integrados en el Colectivo ECCA, que, siguiendo su pensamiento, no resultan epigonales, sino que manifiestan un gran talento personal …  (Libro La Creación Musical en el siglo XXI. Edita Universidad Pública de Navarra. Pamplona, 2007).

- Pedro González MiraLÊPSIS, vol. II. Hacia una teoría escalística unificadaYa no se hacen libros así. Libros de y para el conocimiento; ensayos que, como este, alcanzan un valor proporcional al esfuerzo, al trabajo, a las incontables horas de estudio que requiere la elección, gestión y ordenación de los materiales y posterior redacción. Años de trabajo con extraordinario resultado, eso sí solo apto para un tipo de mentes que cada día son más escasas. Darias, el estudioso, el teórico, ha alcanzado su madurez. La gran noticia es que esa madurez corre en paralelo a otra: la del músico puro. Sin duda estamos ante uno de los valores más importantes de la música española del momento.  (Revista RitmoMadrid, septiembre, 2012).

- Elena Trujillo … ¿Cuáles son sus compositores españoles favoritos y por qué?
- Antoni WitPor supuesto Manuel de Falla y no necesito explicar las razones. Pero conozco y admiro también la obra de otros muchos compositores españoles como Sarasate, Rodrigo, Toldrá, Guridi, Ernesto Halffter; y también de autores todavía vivos como Javier Darias, Tomás Marco o Joan Guinjoan. Espero dirigir en Pamplona mucha música española. (Revista Ritmo, nº 869. Madrid, 2013).

-----------------------------------------------------------------------------------------

TEXTOS para el Concierto-Homenaje 60º Aniversario Javier Darias (en programa de mano). Ateneu Barcelonés, 22/05/2006:

 Jean Pierre DupuyXavier, Probablement à l’époque oú la fonction de la musique et le langage musical de sa région, étaient d’une autre teneure que le fruit dune réflexion, dune pensée et dune esthétique, Xavier Darias, nourrit par ses pairs spirituels: Cage, Juán Hidalgo et bien dau tres, a su rapidement trouver non seulement sa vale musicale, propre à tout grand créateur, mais a su construire un univers forger dun solide concept: la liberté de construire une pensée commune aux plus diverses expressions artistiques actuelles. Xavier Darias appartient à cette race de compositeurs que lamusique elle mame a choisit ! sa générosité lui fait partager son savoir dans le cadre de son collectif et nous en sommes tous les témoins et les heureux bénéficiaires. Avec amitié. 

Doménec González de la RubiaXavier Darias ha sabut unir magníficament en les seves obres l’exigéncia técnica al costat dun gust exquisit ¡ la plena llibertat estilística. La seva aportació constitueix sens dubte, una referéncia obligada en el panorama musical contemporani d’aquest país. Moltesfelicitats. 

Liliana MaffiotteXavier, la teva obra -Prop a Vicmar- hem fet un feliç trajecte junts per París, Russia, Madrid, ¡també ha servit pera que els meus alumnes (col.laboradors en els efectes especials) tinguessin un bon inici amb la música contemporània. Felicitats.
  
Tomás MarcoEl gran mérito de Javier Darlas ha sido no conformarse con ser un gran creador de música sino haber sabido vivir la música misma en todos sus aspectos, convertirla en un estilo de vida y una consecuencia ética así como ser capaz de transmitir a los demás esos valores y el amor a la música misma.

Ludovica MoscaLa sabiduría musical de Javier es como el mar, profunda, inmensa y abarca todas las tonalidades de azul... es contagiosa porqué su fuerte temperamento y su arrebatadora simpatía son como un imán que te infunde un vibrante deseo de aprender y de experimentar. Nos comunica emociones y sentimientos, dialoga con nosotros a través de su música. hermosa, personal, innovadora y eterna. Conocerte, admirarte y quererte es un gran regalo de la vida. !Gracias! !Muchas Felicidades! Con todo mi cariño.
  
Albert SardáXavier, quantes hores hem passat comentant i analitzant la problemática de la creació musical. Les teves fantástiques idees i la teva lluita diaria per a situar “la nostra música on es mereix” segur que no cauren a l’oblit. Amb gran humanisme i saviesa has sabut transmetre la teva força creativa al teu entorn i a els que hem confiat amb tu. Una forta abraçada.

VISITAS RECIBIDAS